6 may. 2010

Mi acantilado

Mis pies descalzos
asoman por el acantilado
que separa nuestro abrazo,
y yo sigo aquí esperando
a que por fin pase algo,
y tus alas me rescaten
de este profundo hastío
que no se si me hará
lanzarme al vacío
donde se amontonan
los corazones partíos...
donde lloran esos besos
que nos hemos perdido,
allí, donde se oye el eco
de lo que podría haber sido,
sigo esperando hoy más que siempre
bebiendo a chupitos mi suerte,
y cuando al alba cruce los dedos
se hagan realidad los sueños.

No hay comentarios: