5 nov. 2009

Sindrome de Abstinencia

A solas,
rumiando los eslabones
que encadenan mis horas,
dejando marcados
mis ojos en el techo,
mientras el corazón
pelea por salirse del pecho,
haciendo presión,
pensando que algún día
estuvo maltrecho,
pero que hoy regala
momentos de afecto,
que mueren al día siguiente
en el sudor de mi lecho,
quitando el mono,
pero dejándome insatisfecho,
que busco la droga más dura
para no sentirme un desecho
de lo que no quiero encontrar
aunque lo busco sin pensar...

No hay comentarios: