1 jun. 2009

John Milton dice...

"A Dios le gusta observar, es un bromista, piénsalo: dota al hombre de instintos, nos da esta extraordinaria virtud, y ¿qué hace luego? Los utiliza para pasárselo en grande, para reírse de vosotros, al ver como quebrantáis las reglas. Él dispone las reglas y el tablero, y es un auténtico tramposo: “mira, pero no toques”; “toca, pero no pruebes”; “prueba, pero no saborees”. Y mientras nos lleva como marionetas de un lado a otro, ¿qué hace él? Se descojona, ¡se parte el culo de risa! ¡Es un payaso! ¡Es un sádico! ¡Es el peor casero del mundo! ¿Y adoráis eso? Nunca"
Pactar con el diablo

No hay comentarios: