14 nov. 2011

Hijos de una flor pálida

---A los adictos a los dardos...---

Preciso tiro, mil agujeros
y un sólo destino,
del éxito al fracaso
en milímetros,
y en un segundo
de la sonrisa
al puño cerrado
maldiciendo el euro tirado,

y de repente la noche fría
se convierte en cálida,
y nos convertimos
en los hijos de una flor pálida,

y cada flecha lanzada
buscando la manzana,
muestra que no hay suerte
si aciertas a la diana,
jugar a destajo
donde el fallo no existe
fue el rival que me distrajo,
y no eres malo al perder,
sólo si de nombre eres Andrés...

y aunque cueste el sueldo
o se me quede la mano inválida
quiero seguir siendo
un hijo de una flor pálida....

1 comentario:

Anónimo dijo...

He presenciado ligas de dardos donde los participantes son peores y mucho menos guapos que vosotros!!!

Fdo: Samantha, una admiradora.