6 jul. 2011

La vida de nadie

Colgado apático del porvenir, casi siempre cadáver,
pienso abrirme el corazón y vaciar toda mi sangre,
cortar mis raíces, de la rama que ahorca
tirarme al abismo y empezar otra historia
y rodar al más puro azar cual ventolera...
allí donde nada de mí se espera,
donde nadie conoce mi amargura,
donde poder explotar mi locura...
Soy espejo del costumbrismo,
un peatón del conformismo
que no tiene carreteras
sólo un triste desierto,
y no ser nunca sí mismo.
Esta es la vida de nadie
que acaba y empieza
donde muere el aire...
que nunca habla,
siempre escucha,
y va perdiendo
su lucha.
fin

No hay comentarios: