12 jul. 2011

De rastrojos...

Cuando el rastrojo no arde,
el aire ansía el humo
para avivar las brasas
que queman por dentro,
y los retales de terciopelo
con los que revisto el corazón
llevan tu nombre bordado
y un susurro es definitivo
por que notas la piel
erizarse por dentro...
y aunque sigo siendo un paria,
un sendero sin rumbo ni sombra...
a veces, me gusta mirarte
para saber que allí
es donde tiene sentido lo escrito,
para saber que quizá
algún día,
volveré a ser
lo que el tiempo me dijo.

No hay comentarios: