13 may. 2010

Testamento

Despierto
en mi cueva de luces
rodeado
de mil ataúdes
y en cada uno, un recuerdo,
de esos,
que llevo dentro,
que sepultaron los sueños
la vida o el destino
crucificado en el destierro
que es aquel momento
en que todo fue nada
en el que murió
mi sufrimiento...
y mi latir
resucitó al tercer día
quemando su propio
testamento.

No hay comentarios: