2 feb. 2010

Invenciones

Sobre pétalos marchitos,
los pies se ocultan del frío,
la aurora empieza antes,
justo cuando la soledad
recubre mis vestidos,
rasgados de buscarme
por los barras de los bares,
dejando vacío algo más
que unos vasos,
evitando las calles,
muriendo el corazón
al dar más de dos pasos,
muriendo mi estrella,
muriendo el payaso...

Y la necesidad es la razón
de inventarme latidos,
para saber que aún estoy vivo,
y escribo lo que me gustaría sentir
por que hace tiempo
que bombeo espinas de rosas,
ilusiones que ni yo mismo me creo,
que son vinagre...veneno...

1 comentario:

Anónimo dijo...

No existe un rostro, ni menos un nombre,
es el amor…sin cuerpo, sin alma, sin ojos,
son ilusiones que voy hilando en letras,
sólo existes en mis versos… ¡Oh que pena!