6 abr. 2009

A cornadas...

Y a cornadas,
voy aprendiendo
que para evitar ser revolcado
debo pensar en la estocada
y no torear ni ser toreado.

a cornadas,
voy comprendiendo
que la cicatriz hace más fuerte
y aunque quede marca
nunca más duele.

ya dí mi estocada,
ahora a dar la vuelta a la plaza.

No hay comentarios: